La Atmósfera

brisa-de-tierra-brisa-de-mar

La capacidad de calentarse que tiene el mar y la tierra es la causa de la generación de las brisas de mar y de tierra.

Estos movimientos circulatorios del aire serán más acusados cuanto más fuerte sea la energía solar, es decir, serán más acusados en las estaciones de calor y en días despejados sin nubes.

Durante el día el sol calienta más fácilmente la tierra, ya que el agua tiene más inercia térmica. Durante el día la tierra está más caliente y el aire aumenta de presión lo que origina un desplazamiento de las masas altas de este hacia el mar.

El vacío que se forma en la zona costera para recuperar el aire que se ha escapado por las zonas altas, produce un viento hacia la costa desde la mar. De esta manera se origina durante el día la brisa marina.

La brisa del mar puede penetrar durante el día hasta 50 kilómetros tierra adentro con gran carga de humedad lo que puede originar pequeños chubascos si se producen descensos de temperatura significativos.

Por el contrario, durante la noche el efecto contrario establece la brisa de tierra. En este caso el mar está más caliente que la tierra y en las capas altas el aire se dirige a tierra creando un vacío en las capas bajas de la atmósfera marina que atrae el aire desde tierra hacia la mar. Por la noche se produce brisa desde tierra hacia el mar.

Las olas se forman debido a la acción de arrastre del viento sobre la superficie del agua, por ello los vientos que provienen durante el día desde el mar generan olas de mayor intensidad cuanto más fuerte sea el viento. En la noche, al soplar el viento desde tierra, la zona de aguas costeras no han tenido la oportunidad de formar olas, haciendo que el mar en la costa sea más calmado que durante el día.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: